La asociación

   El hombre no debe olvidar sus raíces pero tampoco la tierra que lo acoge, y mucho menos cuando estamos hablando de dos pueblos tan entrañables como Ardales (Málaga) y Blanes (Girona), pueblos que la historia ha querido unir tan estrechamente.

   En nuestro caso la historia se inicia en los años 60 cuando el fenómeno de la industrialización toca de muerte el sector agrícola, en el campo no hay trabajo para todos como lo había habido antes, ahora las máquinas substituyen al hombre y solo las regiones industrializadas se desarrollan, así es que a muchos de los  vecinos de Ardales,, que por su situación geográfica habia crecido alrededor de la agricultura, ven en la migración la única salida de la crisis.
Gentes de toda España migran hacia regiones más desarrolladas de Europa, Alemania, Suiza, Francia... y también hacia las regiones más desarrolladas de España como Cataluña o El País Vasco.
   En Cataluña muchos Andaluces, Castellanos o Extremeños encontraron su tierra prometida y el Pueblo de Blanes, en pleno desarrollo contó con el impulso  de un buen número de Ardaleños, que junto a sus habitantes han convertido, con esfuerzo e ilusión, a Blanes en la prospera ciudad que hoy conocemos y que se caracteriza por la armoniosa convivencia de sus habitantes.
   Fruto de esta buena relación ha nacido la asociación de Amigos de Ardales, como homenaje a la tierra que los vio nacer y que no olvidan sino que tienen tan presente como nuestro querido Blanes.

 Inicio
 
 
 

Los pueblos

   Sin duda fue la necesidad quien en aquel momento atrajo hasta Blanes a los habitantes de Ardales, hoy la belleza de sus paisajes y la amabilidad de sus gentes atraen a nuevos habitantes, pero también es cierto que en su momento, la magia de este bonito pueblo costero contribuyo firmemente a que la mayoría de los que vinieron y vienen a Blanes se enamorasen de él hasta el punto de fijar su residencia.

   Blanes cuenta con numerosos encantos que hicieron y hacen las delicias de quienes lo visitan y habitan (35.000 en el año 2000), para muchos su principal atractivo es el mar y las playas, desconocido y ausente en la tierra natal de muchos y que tan buenos momentos de ocio y relax nos ofrece. Para otros son los bosques de pinos y encinas tan próximos al mar, el mejor paisaje de Blanes.

   Estos atractivos existían antes y también ahora (en menor medida) pero además hoy Blanes es una ciudad de servicios y cuenta con innumerables comercios, complejos lúdicos, deportivos y maravillosos jardines botánicos lo que la han convertido en un lugar turístico de primer orden, más de 70.000 personas toman calles, comercios y playas durante el mes de agosto. Para acoger tal cantidad de visitantes Blanes dispone de un gran número de hoteles, campings, apartamentos y segundas residencias así como el resto de servicios para satisfacer a nuestros visitantes, restaurantes, bares, tiendas, discotecas...

Hablemos ahora del otro pueblo que tanto queremos, unos mil quilómetros al Sur encontramos Ardales, este bello pueblo de la Serranía de Ronda cuenta con unos 3.200 habitantes, por el atraviesa el río Guadalturón, curiosamente Blanes también esta bañado por las aguas de otro río La Tordera.

   La historia de Ardales se remonta mucho en el tiempo pues sus primeros pobladores (20.000 A.C.) dejaron su huella en forma de magníficas pinturas rupestres encontradas en la Cueva de la Carinoria, este es uno de los principales atractivos turísticos de Ardales pero no el único, ya que cuenta además con las ruinas de un castillo árabe, así como las ruinas de Bobastro, poblado del mismo origen, a unos quilómetros del pueblo en las Mesas de Villaverde.

   En la sierra dos embalses abastecen a Málaga de agua y en sus alrededores encontramos todos los servicios de acampada necesarios para disfrutar de un verano en plena naturaleza en el Parque Natural de la Sierra de Guadalhorce. Pero es en la garganta del río, conocido como desfiladero de los Gaitanes, donde se encuentra el Caminito del Rey, un camino suspendido de las paredes del cañón del río, que fué construido el siglo pasado e inagurado junto al embalse el Rey Alfonso XIII .
 

   Así pues Ardales y Blanes comparten características únicas que los hacen municipios muy interesantes para el turismo, estos atributos eran desconocidos cuando se desencadeno el proceso de migración, hoy ambos pueblos los aprovechan y muchos de sus habitantes viven de ello.

 Inicio
 
 
 
 

Sus gentes

Ardaleños y Blandenses comparten hoy una misma tierra, el paisaje humano ha evolucionado conjuntamente y entre ambas comunidades se ha creado un modo de vida común.
El ardaleño trabajador infatigable, aporto su esfuerzo y tenacidad, que se combino de maravilla  con el esfuerzo de los blandenses por procurar la prosperidad de Blanes, estos recibieron amablemente a Ardaleños entre otros muchos imigrantes de toda España  y entre todos han hecho una mezcla perfecta que ha convertido Blanes en la gran ciudad que todos conocemos.
Tanto entre Blandenses como Ardaleños hay gente de gran talento un recuerdo muy especial para Don Juan Mora Cardosa, el hombre con el corazón más grande que jamás he conocido, un reflejo de virtudes que han prendado a todos los que lo hemos conocido.

 Inicio
 
 

Las Fiestas y Tradiciones

La Fiesta Mayor de Blanes tiene lugar la última semana del mes de Julio en pleno apogeo turístico, durante toda la semana tiene lugar, desde la Roca de la Palomera un concurso de Fuegos Artificiales de caracter internacional que atrae a miles de personas que ocupan la playa para disfrutar del magnífico espectaculo. El día central de la fiesta és el 26 de Julio día de la Patrona de Blanes Santa Ana.

Así mismo una vez terminada la Semana Santa, Blanes continua de fiesta para celebrar el día de la Virgen de Nuestra Señora del Vilar.

En Ardales la Romeria tiene lugar entre el 4 y el 8 de septiembre en honor a la Virgen de Villaverde. La otra gran fiesta popular es del 13 al 15 de mayo coincidiendo con el día de San Isidro, copatrón de Ardales.

 Inicio